1. Un beso por cada lunar que tengas, justo en cada lugar donde lo tengas
    — 

    (via vidas-ausentes)

    A la que me bese la planta del pie la mato wn me da cosquillas D:

    (Fuente: leoromsog, vía bittersweet--butterflies)

     

  2.  

  3.  

  4.  

  5.  


  6. ¿Y tú, Qué cuentas?

    El reloj de la pared del bar marca las diez y media, aún el grueso del huevonaje no sale de sus casas y todo esta tranquilito.

    - ¿Alguna vez has tenido esa sensación como de querer reventar cabezas con un mazo así hasta que te aburras? De lo que te has perdido. Una vez le reventé la cabeza a un huevón en una barraca, parece que no sabes al respecto, no importa. Estaba el loco ahí pegándose un tacazo con un codito de cobre de media en un pasillo y pasé así a lo loco, me tiró la espantada, sacó una cortapluma y me tiró los cortes. Como no tenía nada a mano pesqué un palo con los que traban puertas y se lo tiré de lleno en el hocico, ahí tiró la cortapluma y me lo cagué a patadas… ¿Te vas a tomar esa chela? Dame… ya, déjame contarte. Entonces estaba este huevón, que parece que los tiras lo estaban buscando por robo o una huevada similar y andaba escondiéndose porque lo tenían pillado y hueás. Cuento corto, pese a que lo reventé a patadas, este huevón estaba poniendo mucha resistencia, no que los que jalan pasta se ponen duros, me pasó eso, así que le planté un zurdazo en las costillas como el Coto Sierra, y mientras se retorcía de dolor, y era que no se retorciera porque le llegaría otra al concha de su madre, agarre un… ¿”Combo” se llaman esas huevadas como martillos para la construcción así que son más pesados que la chucha? De esos mismos, agarré uno que decía “25”, más pesado que la cresta, y se lo chanté de lleno en la cabeza. ¿Conoces a ese huevón de Gallagher, ese culeado que su show es puro cagar sandías a martillazos? Yo encontraba re fome esa huevada, pero después de pegarle el martillazo en la cabeza a ese pobre huevón, lo encontré súper genial. ¿Has escuchado alguna vez cómo se revienta una cabeza de un golpe? Es la raja, es como cuando vas a la feria y te compras una de esas sandías de Paine de dos lucas y media y en el camino se te cruza una vieja culeada y te pasa a llevar la sandía y se te cae. O como este huevón de Gallagher cuando revienta las sandías, El sonido es el mismo, y te quedas mirando como huevón cómo todos los trocitos de cabeza saltan para todos lados y te sientes la raja, y de dan ganas de seguir pegándole con el martillo. Yo cacho que así debe sentirse ese huevón de las sandías. Además de eso, no sabes todas las cosas que me han pasado, partiendo por lo que me pasó afuera de mi casa. Iba llegando de una fiesta donde unos primos, todo tranquilito, nada de escándalo y huevadas, son gente más o menos tranquila, y venía de allá, y a la vuelta de mi casa había otra fiesta pero estaba la cagada, huevones tirados en la calle, cocidos, piteados, duros, vaya a saber qué cresta estaban metiéndose. Y en eso que entraba a mi casa suenan unos tiros y dos huevones aparecen corriendo y se meten al patio de mi casa y empiezan a golpear la puerta, y yo ¿Qué chucha? Como estaba solo a esa hora, agarre un bate de aluminio que tenía para espantar huevones, y me hice el huevón, abrí la puerta y cuando entraron, me los cagué a palos. En las costillas, en las pelotas, en la cabeza, donde les llegara. Quedaron medio muertos los culeados. En eso caché que andaban los verdes dando vueltas, y si tiraba a este par de huevones de seguro me iba derechito para la cana, así que tome una soga, amarre de pies y manos a los dos, les puse una bolsa de pan, de esas huevadas que son de tela, y los subí como saco de papas a la camioneta. Esperé que se fueran los verdes, y partí. A uno lo dejé entre el vertedero y un motel chanta que hay por ahí, al otro, que en el camino se despertó y se puso a gritar como huevón, y tuve que bajarlo y volver a sacarle la chucha, lo deje tirado en peladero cerca del aeródromo. Luego los encontraron y demás que leíste a estos huevones en el diario diciendo “No, si somos gente decente, no somos delincuentes” mentirosos culeados. Pasó el tiempo y fueron los amigos de estos huevones a reventarme la casa. En esos días me había recién comprado una escopeta a perdigones, de esos del 12. En eso que uno de los huevones entra, y a plena luz del día los cara de raja, le apunto y le disparo en seco entre ceja y ceja. Ni se dio cuenta que le había atravesado la cabeza. Los demás salieron apretando cachete, cagados de miedo. Era que no… Mozo! Tráigame otro de estos, y para mi amigo acá… tú, ¿Qué quieres? Dale, si yo invito… Otro de los mismos también, gracias. Ah, y unos maní, porfa… Ya, a este huevón que le disparé también tuve que ir a dejarlo botado a otra parte, como los tiras andaban medio quisquillosos en el vertedero y en el aeródromo, lo fui a dejar a la línea del tren, total, yo pensaba, nadie va a huevear por allá. Pero me equivoqué: estaba plagado de huevones tratando de tirarse a unas pendejas, me llegó a dar asco y vergüenza, huevón. Dejé el cuerpo a un costado de la línea, como en una zanja que hacen estos huevones de Ferrocarriles, no sé para qué. En eso que volvía, vi a un huevón como de 25 tratando de culearse una cabra como de 16. Ahí me hirvió la mierda, y saqué al huaso que casi todos llevamos dentro “¿Qué chucha están haciendo ahí los culeados?” Y yo pensaba que el huevón se me iba a picar a choro, pero fue la cabra chica la que saco una Taurus y me empapeló a chuchadas, y me movía la pistola mientras el saco de huevas del otro se subía los pantalones… Gracias, te pasaste… y la mina me dice “Ya, pasa la billetera”. ¡Me quería asaltar la pendeja de mierda! La mandé a la cresta, en eso se me acerca el otro huevón con una recortada y en lo que me estira la mano le puse ni que el medio combo en el hocico, Cayó a tierra, en eso se me acercó la mina, y le puse un puntapié en la entrepierna, ya sé que no tienen nada que les sobresalga ahí pero duele igual, le quité la pistola, que estaba cargada la huevada más encima, y le puse un tiro seco en la guata al huevón, a la mina me llego a dar pena dispararle, era una cabra chica igual, media huevada después de todo, si no cagaba ella, cagaba yo, así que en la guata también le puse un tiro, luego fui a tirar la pistola al río, y no supe más de esos dos. Parece que al tipo se lo pitearon en la cana y la mina se suicidó, no sé, fíjate que no he leído el diario, como que vivo más del cahuín, parezco vieja de almacén. Pero por lo demás, me ha ido súper bien.

    ¿Y tú, Qué cuentas?

     

  7.  

  8. jaidefinichon:

    Heeeeeere is Daly!!!

     

  9.  


  10. lasumademisdias:

    Tengo mi propia versión del optismo. Si no puedo cruzar una puerta, cruzaré otra o haré otra puerta…

    :o

     

  11.  

  12. volviéndonos no acotados y tendiendo al infinito… (13)^2 

     

  13.  

  14.  

  15. Un poco de ambos ._.

    (vía resurgence18)